Unas invitaciones que combinaran los azules con un blanco roto, que fueran elegantes y que el diseño, a su vez, tuviera un toque moderno. Ese fue el encargo que nos hicieron Marina y Félix, cuya boda tendrá lugar en apenas un par de meses en el Monasterio de Piedra.

Con estas indicaciones nos pusimos a trabajar, comenzando con la creación del logotipo de su enlace, donde ya tratamos de plasmar las pautas que nos habían dado. Dada la información que querían incluir en la invitación decidimos hacer un total de tres hojas: la primera incluiría la información convencional del enlace, con un estilo más clásico; la segunda serviría para tener toda la información necesaria sobre los alojamientos, el transporte y otros datos de importancia; y, por último, una última hoja en papel vegetal que incluyera un mapa colorido y más moderno para que los invitados puedan moverse por la zona si problemas.

Féliz y Marina querían unas invitaciones que fueran que combinaran los azules con un blanco roto, que fueran elegantes y que el diseño, a su vez, tuviera un toque moderno.

Empleando distintas calidades de papel, manteniendo el blanco roto y el papel verjurado, creamos un juego de texturas y transparencia que hace le conjunto más atractivo. Para poner la guinda, fueron Félix y Marina los que propusieron utilizar un sobre forrado, hecho a mano de forma artesanal que fue el que dio la uniformidad deseada en el aspecto final de la invitación.

Todo un reto inicial, con el que finalmente hemos conseguido el resultado deseado. Si quieres que en Lilou diseñemos tus invitaciones de boda, ponte en contacto con nosotros y nos tomamos un café.

Como todavía no ha llegado el gran día, todavía estamos preparando más detalles para esta boda, que os iremos enseñando más adelante.

¡¡¡Gracias novios Rehappy!!!

Dejar un comentario